miércoles, 31 de marzo de 2010

martes, 30 de marzo de 2010

No al cáncer de mama

Déjala secar

Mariana se puso toda feliz por haber ganado de regalo un juego de té de color azul.
Al día siguiente, Julia, su amiguita, vino bien temprano a invitarla a jugar. Mariana no podía pues saldría con su madre aquella mañana.
Julia entonces pidió a Mariana que le prestara su juego de té para que ella pudiera jugar sola en el jardín del edificio en que vivían.
Ella no quería prestar su flamante regalo pero ante la insistencia de la amiga decidió, hacer hincapié en el cuidado de aquel juguete tan especial.
Al volver del paseo, Mariana se quedó pasmada al ver su juego de té tirado al suelo. Faltaban algunas tazas y la bandeja estaba rota.
Llorando y muy molesta Mariana se desahogó con su mamá ¿ves mamá lo que hizo Julia conmigo?
Le presté mi juguete y ella lo descuidó todo y lo dejó tirado en el suelo. Totalmente descontrolada Mariana quería ir a la casa de Julia a pedir explicaciones, pero su madre cariñosamente le dijo:
Hijita, ¿te acuerdas de aquel día cuando saliste con tu vestido nuevo todo blanco y un coche que pasaba te salpicó de lodo tu ropa?
Al llegar a casa querías lavar inmediatamente el vestido pero tu abuelita no te dejó ¿ Recuerdas lo que dijo tu abuela?
- Ella dijo que había que dejar que el barro se secara, porque después sería más fácil de quitar.
- Así es hijita, con la ira es lo mismo, deja la ira secarse primero, después es mucho más fácil resolver todo.-
Mariana no entendía todo muy bien, pero decidió seguir el consejo de su madre y fue a ver el televisor.
Un rato después sonó el timbre de la puerta. Era Julia, con una caja en las manos y sin mas preámbulo ella dijo:
- Mariana, ¿recuerdas al niño malcriado de la otra calle, el que a menudo nos molesta?. Él vino para jugar conmigo y no lo dejé porque creí que no cuidaría tu juego de té pero el se enojó y destruyó el regalo que me habías prestado. Cuando le conté a mi madre ella preocupada me llevó a comprar otro igualito, para ti. ¡Espero que no estés enojada conmigo. No fue mi culpa.!
- ¡No hay problema!, dijo Mariana, ¡mi ira ya secó!.
Y dando un fuerte abrazo en su amiga, la tomó de la mano y la llevó a su cuarto para contarle la historia del vestido nuevo que se había ensuciado de lodo.
"Nunca reacciones mientras sientas ira. La ira nos ciega e impide que veamos las cosas como ellas realmente son. Así evitarás cometer injusticias y ganarás el respeto de los demás por tu posición ponderada y correcta delante de una situación difícil."
Acuérdate siempre:

Deja la ira secar!!!

Todo lo que nos hubiéramos perdido si se hubieran inventado antes

El celular de Hansel y Gretel
por Hernán Casciari

Anoche le contaba a mi hijita Nina un cuento infantil muy famoso, el de Hansel y Gretel de los hermanos Grimm.

En el momento más tenebroso de la aventura, los niños descubren que unos pájaros se han comido las estratégicas bolitas de pan, un sistema muy simple que los hermanitos habían ideado para regresar a casa. Hansel y Gretel se descubren solos en el bosque, perdidos, y comienza a anochecer.

Mi hija me dice, justo en ese punto de clímax narrativo: 'No importa. Que lo llamen al papá por el celular'.

Yo entonces pensé, por primera vez, que mi hija no tiene una noción de la vida ajena a la telefonía inalámbrica. Y al mismo tiempo descubrí qué espantosa resultaría la literatura -toda ella, en general- si el teléfono móvil hubiera existido siempre, como cree mi hija de cuatro años.

Cuántos clásicos habrían perdido su nudo dramático, cuántas tramas hubieran muerto
antes de nacer, y sobre todo qué fácil se habrían solucionado los intríngulis más célebres de las grandes historias de ficción.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica, en cualquiera que se le ocurra. Desde la Odisea hasta Pinocho, pasando por El viejo y el mar, Macbeth, El hombre de la esquina rosada o La familia de Pascual Duarte. No importa si el argumento es elevado o popular, no importa la época ni la geografía.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica que conozca al dedillo, con introducción, con nudo y con desenlace.
¿Ya está?
Muy bien. Ahora ponga un celular en el bolsillo del protagonista. No un viejo aparato negro empotrado en una pared, sino un teléfono como los que existen hoy: con cobertura, con conexión a correo electrónico y chat, con saldo para enviar mensajes de texto y con la posibilidad de realizar llamadas internacionales cuatribanda.

¿Qué pasa con la historia elegida? ¿Funciona la trama como una seda, ahora que los personajes pueden llamarse desde cualquier sitio, ahora que tienen la opción de chatear, generar videoconferencias y enviarse mensajes de texto? ¿Verdad que no funciona un carajo?.

La Nina, sin darse cuenta, me abrió anoche la puerta a una teoría espeluznante: la telefonía inalámbrica va a hacer añicos las viejas historias que narremos, las convertirá en anécdotas tecnológicas de calidad menor.

Con un teléfono en las manos, por ejemplo, Penélope ya no espera con incertidumbre a que el guerrero Ulises regrese del combate.



Con un móvil en la canasta, Caperucita alerta a la abuela a tiempo y la llegada del leñador no es necesaria.

Con telefonito, el Coronel sí tiene quién le escriba algún mensaje, aunque fuese spam.

Y Tom Sawyer no se pierde en el Mississippi, gracias al servicio de localización de personas de Telefónica.


Y el chanchito de la casa de madera le avisa a su hermano que el lobo está yendo para allí.

Y Gepetto recibe una alerta de la escuela, avisando que Pinocho no llegó por la mañana.

Un enorme porcentaje de las historias escritas (o cantadas, o representadas) en los veinte siglos que anteceden al actual, han tenido como principal fuente de conflicto la distancia, el desencuentro y la incomunicación. Han podido existir gracias a la ausencia de telefonía móvil.

Ninguna historia de amor, por ejemplo, habría sido trágica o complicada, si los amantes esquivos hubieran tenido un teléfono en el bolsillo de la camisa.

La historia romántica por excelencia (Romeo y Julieta, de Shakespeare) basa toda su tensión dramática final en una incomunicación fortuita: la amante finge un suicidio, el enamorado la cree muerta y se mata, y entonces ella, al despertar, se suicida de verdad. (Perdón por el espoiler).

Si Julieta hubiese tenido teléfono móvil, le habría escrito un mensajito de texto a Romeo en el capítulo seis:
M HGO LA MUERTA,
PERO NO TOY MUERTA.
NO T PRCUPES NI
HGAS IDIOTCS. BSO.

Y todo el grandísimo problemón dramático de los capítulos siguientes se habría evaporado. Las últimas cuarenta páginas de la obra no tendrían gollete, no se hubieran escrito nunca, si en la Verona del siglo catorce hubiera existido la promoción 'Banda ancha móvil' de Movistar.

Muchas obras importantes, además, habrían tenido que cambiar su nombre por otros más adecuados.

La tecnología, por ejemplo, habría desterrado por completo la soledad en Aracataca y entonces la novela de García Márquez se llamaría 'Cien años sin conexión': narraría las aventuras de una familia en donde todos tienen el mismo nick (buendia23, a.buendia,
aureliano_goodmornig) pero a nadie le funciona el Messenger.

La famosa novela de James M. Cain -'El cartero llama dos veces'- escrita en 1934 y llevada más tarde al cine, se llamaría 'El gmail me duplica los correos entrantes' y versaría sobre un marido cornudo que descubre (leyendo el historial de chat de su esposa) el romance de la joven adúltera con un forastero de malvivir.

Samuel Beckett habría tenido que cambiar el nombre de su famosa tragicomedia en dos actos por un título más acorde a los avances técnicos. Por ejemplo, 'Godot tiene el teléfono apagado o está fuera del área de cobertura', la historia de dos hombres que esperan, en un páramo, la llegada de un tercero que no aparece nunca o que se quedó sin saldo.

En la obra 'El jotapegé de Dorian Grey', Oscar Wilde contaría la historia de un joven que se mantiene siempre lozano y sin arrugas, en virtud a un pacto con Adobe Photoshop, mientras que en la carpeta Images de su teléfono una foto de su rostro se pixela sin remedio, paulatinamente, hasta perder definición.

La bruja del clásico Blancanieves no consultaría todas las noches al espejo sobre 'quién es la mujer más bella del mundo', porque el coste por llamada del oráculo sería de 1,90 la conexión y 0,60 el minuto; se contentaría con preguntarlo una o dos veces al mes. Y al final se cansaría.

También nosotros nos cansaríamos, nos aburriríamos, con estas historias de solución automática. Todas las intrigas, los secretos y los destiempos de la literatura (los grandes obstáculos que siempre generaron las grandes tramas) fracasarían en la era de la telefonía móvil y del wifi.

Todo ese maravilloso cine romántico en el que, al final, el muchacho corre como loco por la ciudad, a contra reloj, porque su amada está a punto de tomar un avión, se soluciona hoy con un SMS de cuatro líneas.

Ya no hay ese apuro cursi, ese remordimiento, aquella explicación que nunca llega; no hay que detener a los aviones ni cruzar los mares. No hay que dejar bolitas de pan en el bosque para recordar el camino de regreso a casa. La telefonía inalámbrica -vino a decirme anoche la Nina, sin querer- nos va a entorpecer las historias que contemos de ahora en adelante. Las hará más tristes, menos sosegadas, mucho más predecibles.

Y me pregunto, ¿no estará acaso ocurriendo lo mismo con la vida real, no estaremos privándonos de aventuras novelescas por culpa de la conexión permanente? ¿Alguno de nosotros, alguna vez, correrá desesperado al aeropuerto para decirle a la mujer que ama que no suba a ese avión, que la vida es aquí y ahora?

No. Le enviaremos un mensaje de texto lastimoso, un mensaje breve desde el sofá.
Cuatro líneas con mayúsculas. Quizá le haremos una llamada perdida, y cruzaremos los dedos para que ella, la mujer amada, no tenga su telefonito en modo vibrador.

¿Para qué hacer el esfuerzo de vivir al borde de la aventura, si algo siempre nos va a interrumpir la incertidumbre? Una llamada a tiempo, un mensaje binario, una alarma.

Nuestro cielo ya está infectado de señales y secretos: cuidado que el duque está yendo allí para matarte, ojo que la manzana está envenenada, no vuelvo esta noche a casa porque he bebido, si le das un beso a la muchacha se despierta y te ama. Papá, ven a buscarnos que unos pájaros se han comido las migas de pan.

Nuestras tramas están perdiendo el brillo -las escritas, las vividas, incluso las imaginadas- porque nos hemos convertido en héroes perezosos.



Hernan Casciari es el autor de la obra "Mas respeto que soy tu madre" que interpreta con tanto éxito Antonio Gasalla.

domingo, 28 de marzo de 2010

sábado, 27 de marzo de 2010

Lo sabías?

martes, 23 de marzo de 2010

¿le conoces? Yo síiiiiiii




Te presento un video del hijo de un compañero del cole.

sábado, 20 de marzo de 2010

ablación

FLOR DEL DESIERTO


Esta vez , no te invito a ver esta película sino que te pido por favor que la veas.
Te lo pido por todas esas niñas que cada día , aunque dicha costumbre está prohibida, siguen sufriendo el dolor de la ablación (mutilación genital femenina) en sus cuerpecitos. Por todas las niñas que no logran sobrevivir a ella, por todas las que sufren durante el resto de su vida tal crueldad y por todas las mujeres que deben afrontar sus vidas después de pasar por ella.
Siempre que llegue hasta a ti una dirección para votar en contra de esta costumbre...hazlo.
Porque ellas somos todas.

martes, 16 de marzo de 2010

17 de marzo - San Patricio

El trébol de San Patricio es un rasgo característico de Irlanda.
Irlanda isla de hadas, gnomos y castillos celebra el 17 de marzo su día grande, el día de San Patricio.
San Patricio fue secuestrado al oeste de Inglaterra por unos irlandeses. Estuvo trabajando como pastor en una isla, y una noche escuchó una voz que le pedía que “regresara a Irlanda”. Así lo hizo y comenzó su su labor de convertir al cristianismo a los Irlandeses.
A San Patricio se debe la difusión del “shamrock”, el trébol de tres hojas, que el Santo utilizaba para explicar el fenómeno de la Santísima Trinidad.
Cuenta la leyenda que estaba San Patricio frente a un grupo de celtas tratándoles de explicar el misterio de la Santísima Trinidad, pero aunque lo intentaba no lo lograba, de pronto San Patricio miró al suelo, y notó como frente a sus pies crecía un trébol en medio de la hierba.

San Patricio arrancó la pequeña planta y la mostró al grupo de celtas, explicando que de la misma manera que de un solo tallo brotaban tres hojas, así el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo era uno solo. Los irlandeses desde entonces unieron el trébol a San Patricio y adoptaron el trébol como símbolo nacional.

El trébol de la suerte es otro que en lugar de 3 lóbulos tiene 4.

Se produce debido a una mutación que le añade una hoja adicional. Es muy raro encontrar un trébol de cuatro hojas, pues según los expertos de cada 10.000 tréboles solo uno será de cuatro hojas.
Este trébol es símbolo de la suerte desde hace varios siglos.
Los mismos celtas pensaban que el trébol de cuatro hojas eran un talismán mágico y se usaba como protección frente a malas energías.
Según la tradición popular de las cuatro hojas del trébol, la primera es la esperanza, la segunda la fe , la tercera el amor, y la cuarta la buena suerte.
Dicen que Napoleón Bonaparte se salvó de una muerte segura al esquivar una bala en el momento justo que se agachaba a recoger un trébol de cuatro hojas.
FELIZ DIA DE SAN PATRICIO

Ritual Papúa para la felicidad

Piensa siempre en POSITIVO y...el mundo será tuyo

A ver si lees esto

Sgeun etsduios raleziaods por una Uivenrsdiad Ignlsea,no ipmotra el odren en el que las ltears etsen ecsritas,la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esetn ecsritas en la psiocion cocrreta.
El retso peuden etsar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams, pquore no lemeos cada ltera en si msima snio cdaa paalbra en un contxetso. Presnoamelnte, esto me preace icrneilbe!
La mrade que lo pairo! Tnatos aoñs de colgeio a la ...!

lunes, 15 de marzo de 2010

Soy



Soy una mujer en

espera de amor con

extremada pasión.

Aquella que sueña

con un corazón

que sepa querer.

La que imagina los

cuerpos danzando en

placeres de mieles.

Un cuerpo en mujer

con juegos de niña y

angelicales diabluras.

Soy aquella que goza

al despertar la lujuria

que clama un espasmo.

Esa que al provocar

lubrica rincones y

de amor los inunda.

Soy una mujer que

plenamente se

entrega al amor.

©SKORPIONA
Inés de la Puente
Todos los Derechos Reservados
Libro Rebeldía poética

Para mamá,para ti, para tu amiga...

domingo, 14 de marzo de 2010

sábado, 13 de marzo de 2010

lunes, 8 de marzo de 2010

domingo, 7 de marzo de 2010

Aserejé

Gummy Bear

Paganini Caprice

Dragostea Din Tei- opera singers version

Always wear your seat belt (lleva siempre puesto el cinturón...no es él el que te protege, son sus manos)

Tuppersex??????

Reúne a tus amigas en casa y aprende con ellas a usar todo tipo de juguetes sexuales
Agencias.
Sábado por la tarde, unas amigas en torno a una mesa comparten confidencias y pasan un buen rato. Hasta aquí, todo normal. Pero, si esa mesa está repleta de todo tipo de juguetes sexuales, estamos ante una reunión de tuppersex en toda regla. La última moda en reuniones entre mujeres.

Una comercial de una empresa dedicada a los accesorios para el placer ofrece al grupo de amigas todos sus productos. Aprendiendo y descubriendo todo sobre productos eróticos de una forma natural y sin tabúes. Podrás tocarlos, olerlos, conocer su funcionamiento y si te convencen comprarlos y llevártelos a casa.

Las míticas reuniones tupperware a las que acudían nuestras madres los sábados por la tarde para comprar electrodomésticos o cosméticos, han quedado sustituidas por estas amenas veladas amenizadas por vibradores y lubricantes.

Dejando de lado el pudor y los tapujos. Deja atrás el apuro de entrar en el sex shop y rodeada sólo de mujeres, de tus amigas, disfrutarás de unas horas dedicadas a descubrir todos los placeres del sexo. La asesora llegará a tu casa cargada con una maleta llena de sorpresas que despertarán en ti todo tipo de curiosidades e inquietudes.


http://www.laprovincia.es

sábado, 6 de marzo de 2010

La suerte de la fea, a la bonita no le importa

Aprende a usar la cinta de caminar

El reloj astronómico de Praga


El reloj astronómico que está montado sobre una torre del Ayuntamiento y que tiene su origen y funciona desde la Edad Media. Se puede decir que es uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad.

Situado en la pared sur del Ayuntamiento, el famoso reloj astronómico de Praga brinda información de diferente tipo. Por un lado en ella podremos ver el cuadrante astronómico que nos informa, más allá de la hora, las posiciones actuales del sol y de la luna. Además, el reloj también cuenta en ambos de sus lados con figuras animadas que curiosamente, van cobrando vida según la hora que sea. Por último, el cuadrante circular nos informará del el mes del año en curso.

Este reloj utiliza en cada cuadrante formas y símbolos de la antigua astronomía medieval, sobre un bello fondo que representa la Tierra y el cielo. Cada color suyo y la combinación de posiciones de los elementos del reloj, representa cada momento del día, donde aparece la situación del sol en una zona más clara u oscura según el momento de las 24 horas del día que sea.

En el reloj astronómico también podremos observar los signos del zodiaco en orden inverso al sentido del reloj. Veremos que los movimientos del reloj a través de las distintas partes mecánicas son tan complejos y lentos que a primera vista, en tiempo real, no se pueden apreciar, aunque si viajamos dos veces en un mismo año, comprobaremos cómo el panorama ha cambiado.

Debajo del reloj podremos observar también un calendario con doce medallones que representan cada mes del año. Sin duda el mecanismo del reloj es toda una obra maestra, una de las más complicadas tareas que ha tenido que hacer frente la relojería. Con numerosas reparaciones que incluían las causadas por los daños de la Segunda Guerra Mundial, el reloj astronómico de Praga funciona ininterrumpidamente desde el año 1948.

jueves, 4 de marzo de 2010

martes, 2 de marzo de 2010